“Blue” es una playa nevada y bajo la nieve, se esconde la infancia de un niño de luna. Cuando se oculta el sol, las manos del niño hacen dibujos en la playa nevada, con el sonido del mar al fondo y ahí, en las líneas que se trazan, con la ayuda de un pincel, van apareciendo los juguetes que se quedaron dormidos, acunados por el sonido de las olas. Y al despertar, van recuperando su lugar en el mapa de la memoria emocional del niño luna. A final, todos los juguetes abandonados, recuperarán la luz azul y sonreirán a los bebés, para que formar parte, desde ahora, de sus sueños de futuro.
Con una gran asistencia de público portugués